Imperfect Serve

Schweppes

Llevábamos dos semanas encerrados y pensábamos que estábamos viviendo en una película, mientras en nuestras cabezas retumbaban palabras como “pandemia” o “cuarentena”. 

Y es que, esta situación cambió nuestra realidad, y con ella nuestra forma de vivir. 

Pasamos de ir al gym a hacer ejercicio en casa, de comer en restaurantes a ser los chefs de Instagram. Nuestro hogar se convirtió en el epicentro de ocio, y fuimos capaces de encontrar la manera de pasárnoslo bien en una “nueva normalidad”.

Pero había una cosa que no podíamos hacer: salir a tomarnos algo. Desde ese sentimiento de ganas de volver a los bares, con los camareros icónicos de la marca, lanzamos junto a Schweppes una campaña que rompió con su comunicación habitual, en la que pusimos en valor a todos esos “mixing masters” que hay en cada casa, esos que todos llevamos dentro. 

Si reinventamos nuestras rutinas, también podíamos reinventar ese momento de tomarnos algo durante la cuarentena.